Home
Share on
Grant Legan, coleccionista de primeras impresiones

Grant Legan, coleccionista de primeras impresiones

Al deshacer el equipaje, se experimenta un momento de reflexión. Este mes nos hemos reunido con el fotógrafo Grant Legan para que nos revele sus imprescindibles.

Grant Legan vive en Los Ángeles, pero siempre ha sido, y sigue siendo, un nómada. Durante su infancia en la pequeña ciudad de Batavia, Illinois, solía pasear por los bosques más allá del patio de su casa. Grant: "Mi hermano y yo llenábamos la mochila con galletas Oreo y nos adentrábamos en el bosque hasta que nos entraba hambre y volvíamos a casa". Desde entonces no ha cambiado mucho la vida del fotógrafo de 28 años. Pero ahora, en lugar de descubrir su vecindario, Grant satisface su pasión por viajar desplazándose por todo el mundo. Hace siete años, un programa de intercambio universitario le llevó a Australia; su primera experiencia en el extranjero. Fue entonces cuando de verdad descubrió el gusto por viajar. "No hay nada comparable a la impresión inicial del descubrimiento", es como resume Grant su amor por lo desconocido. Y con cada cultura que descubre, cada plato que prueba o cada amigo que encuentra, aumenta esa sensación. "Un soplo de vida", nos explica mientras toma un café.

Curiosos por saber qué busca en un hotel un trotamundos como él, nos reunimos con Grant entre dos viajes. "Cuando exploro nuevos lugares, lo que más echo de menos es el aspecto social de ser del lugar", comenta Grant. "En AC Hotels, me siento bien recibido. Comparten sus sitios favoritos personales para salir a cenar y me ponen al tanto sobre nuevos espectáculos de arte que nadie más, ni siquiera la gente de la zona, conoce. Siendo fotógrafo, convierto todos mis viajes en trabajo, incluso las vacaciones. Así que para mí es importante sentirme como en casa, pero también quiero encontrar cosas que no tengo en casa. Sumergirse en un momento de belleza indefinible es una gran manera de dejar atrás un día ajetreado. Sencillamente percibiendo la importancia de lo más pequeño. Eso es lo que engrandece una estancia: la impecable atención al detalle y esa hospitalidad que te hace sentir como en casa. Combina las dos y tendrás un lugar mejor que tu hogar. Lo siento, mamá".

LOS IMPRESCINDIBLES DE GRANT

1. Equipaje de mano

1. Equipaje de mano

Nunca se me verá entrando en un avión sin esta bolsa. Lleva todos mis imprescindibles. En el extraño caso de que mi maleta facturada se pierda, puedo seguir trabajando y continuar disfrutando de mi viaje.

2. Mi diario

2. Mi diario

Siempre que llego o me marcho de una ciudad nueva, mis pensamientos recorren toda la ciudad. Canalizo esto y todas mis emociones en mi cuaderno: de manera analógica.

3. Sombrero y desodorante

3. Sombrero y desodorante

Las primeras impresiones son importantes. No se trata solo de lugares, también se trata de personas. Cuando aterrizo de un vuelo nocturno me pongo desodorante, el sombrero y ya soy yo. Preparado para todo.

4. Altavoces portátiles

4. Altavoces portátiles

Mi música es reflejo demi alma. ¿Cuál es mi lugar en la vida? ¿Adónde me dirijo? El viajar intensifica estas emociones.

5. Cámara

5. Cámara

Veo belleza en todo y en todos. Un pequeñísimo detalle ligeramente fuera de su sitio me puede hacer sentir muy feliz. Tal vez porque así es la vida, no sé.
Me gusta compartir esos momentos de mis viajes.

LOS IMPRESCINDIBLES PARA LA VIDA DEL VIAJERO

1. Estar abierto a estar incómodo
Aceptar lo desconocido. Aprende sobre ti mismo y crece. Con cada kilómetro que viajas, preparas el camino hacia la libertad interior.
2. La sencillez es el camino que hay que seguir.
No seas coleccionista de trastos, como solía decir mi madre. Llévate solo tus imprescindibles y crece a partir de ahí. Si no te has traído tu sudadera favorita, compra una nueva: incluso puede que tenga una historia detrás.
3. No te aferres a las cosas
En lugar de atarte a una hipoteca, hazlo a los momentos. La sociedad no es tu jefe. Lo eres tú. ¿Quieres explorar la vida? Sal.