Home
Share on
Cómplice del tiempo, Christopher Noerskau acumula momentos en lugar de dinero

Cómplice del tiempo, Christopher Noerskau acumula momentos en lugar de dinero

La vida no es una carrera contra el reloj. Se trata de perseguir momentos en lugar de minutos. Al menos, así lo cree Chris Noerskau y nosotros estamos completamente de acuerdo con él. Esta es la historia de un hombre de negocios de éxito en el mundo de la relojería que decidió recuperar el tiempo en sus manos. Hablamos con Chris una semana antes del nacimiento de su primer hijo. Una aventura que nunca podría haber vivido, si no se hubiese alejado de las expectativas de la sociedad. Tres meses antes de ser padre, ya había cambiado su agitado estilo de vida en la ciudad por una playa española, que goza de sol casi todo el año. Sin embargo, el verdadero punto de inflexión, que dio lugar a esta serie de eventos afortunados, fue la decisión que tomó en 2012: vivir una vida sin estrés.

Así sucedió todo. Después de vivir en Hong Kong, donde los años parecen semanas, a Chris y su compañero de trabajo Corvin Lask se les ocurrió la idea de un reloj que cambia la percepción del tiempo: el Slow Watch. En lugar de contar minutos y segundos, este reloj, de excepcional diseño, solamente muestra las horas. Adopta una mentalidad que cualquiera puede aprender, porque al cambiar al tiempo sin prisas, tú, también, puedes empezar a controlar tu tiempo. El reloj simplemente te recuerda que disfrutes plenamente del momento. Una idea de la que nos hemos enamorado perdidamente en AC Hotels. Como cómplices del tiempo, sentimos curiosidad por escuchar lo quemotiva a Chris. Chris: "Mi vida es bastante sencilla. El prestigio no es prioritario para mí. No necesito un logotipo bien grande en mi camisa ni una enorme lámpara de araña en el lounge de mi hotel. Lo que necesito en mi habitación es un enchufe, luz natural y una buena cama. A fin de cuentas, las cosas grandes suceden cuando te centras en las cosas pequeñas".

LOS IMPRESCINDIBLES DE CHRISTOPHER

Mi mochila

Mi mochila

Mi mochila y yo llevamos juntos mucho tiempo. Me permite tener movilidad. Preparado para capturar el momento.

Mi Slow Watch

Mi Slow Watch

Mi reloj me recuerda que hay que vivir la vida lentamente. Al decir esto, estoy seguro de que todos podríamos reducir nuestro volumen de trabajo a la mitad si no invirtiésemos el tiempo persiguiendo metas equivocadas.

Amistad

Amistad

Los amigos se atreven a decir lo siento y "lo haré mejor la próxima vez". Mi socio Corvin es un verdadero amigo. Crear un negocio juntos ha consolidado nuestra amistad.

Raquetas de tenis playa

Raquetas de tenis playa

Corvin y yo hemos jugado a tenis playa desde Hong Kong hasta el Sur de Arabia. Aunque el juego sea muy rápido, es perfecto para ir más despacio.

La piscina en Ko Samui

La piscina en Ko Samui

Es el lugar que frecuentábamos Corvin y yo, donde bebíamos zumo de coco fresco y elaborábamos el plan para crear nuestra propia empresa.

LOS IMPRESCINDIBLES DE LA VIDA SIN PRISAS

Los tres elementos imprescindibles para vivir la vida sin prisas

1. Simplifica tu vida
Reflexiona sobre lo que necesitas realmente. Aparta las tonterías. Mira lo que queda. Eso incluye centrarse en lo que haces, en lugar de cómo lo haces.
2. Gestiona tus expectativas.
Tendemos a tener grandes expectativas.
Esto te impide disfrutar del tiempo de la manera que deseas.
3. Atrévete a romper moldes
Puede que sientas ansiedad al principio, pero cuando tienes el valor de cambiar, una reacción en cadena de positividad seguro que aparece.